Trio

John Jones es el cantante, letrista y líder de la señera formación de folk rock Oysterband, una de las agrupaciones fundamentales de la escena británica de todos los tiempos, y por ende del folk rock internacional, que cuenta con más de tres décadas de historia, innumerables discos editados e infinidad de galardones.

John Jones (voz y melodeón) en formato trío junto a Al Scott en la guitarra y a Tim Cotterell en el violín y el bouzuki, viene a presentar en primicia nacional su nuevo álbum en solitario, Never Stop Moving, al que la revista Mojo ha concedido 4****.

Este trabajo, segundo en solitario, es en sus propias palabras el más creativo de ambos. Su germen tuvo lugar cuando uno de los miembros originales de Oysterband, Ray “Chopper” Cooper, decidía dejar el grupo para emprender su propia carrera en solitario. Este hecho, unido a un proceso de enfermedad que se le diagnosticó a John Jones hace un par de años, fueron la inspiración primordial para la creación del disco.

Confiesa John, “llevaba mucho tiempo rumiando acerca de este trabajo, desde que terminé mi anterior álbum Diamonds on the water y continué recorriendo a pie todo el país. Ya en aquel momento surgieron algunas de las ideas que al final se han materializado aquí. El disco revela mi fascinación por los pueblos y las gentes de este maravilloso, contradictorio y curioso país. E inevitablemente mi historia personal, el serme diagnosticado un cáncer de colon supuso un punto de inflexión determinante al fin convertido en motor de creatividad. Desde mi posicionamiento de artista folk, en el cual pequeñas historias se convierten en grandes canciones que expresan mi alegría por haber superado este proceso, lo mismo que el ansia por seguir viviendo. Incluso en los momentos más duros, más oscuros, cuando a la postre surgió el tema que da título al disco y que, de algún modo, sintetiza el espíritu y la filosofía del mismo”.

Continúa John: “Se entrelazan aquí la grandeza de la música folk y la fuerza de la tradición oral, la música de iglesia junto al punk y al norther soul, todos esos elementos forman parte de la vida de este disco. Y además, mi voz se está haciendo al cabo del tiempo más fuerte y creativa y eso, a estas alturas, es increíble”.

“Las canciones son producto de mi imaginación, libre para recorrer este tiempo y estos días, de algún modo con espíritu temerario pero sin amargura ni tristeza”.

Producido una vez más por el gran Al Scott, cuenta con otras colaboraciones de relevancia como son las de Benji Kirpatrick, Lindsey Oliver, Tim Cotterell, Boff Whalley, Rowan Godel y Francois Deville.

Grandes canciones desde un pequeño país. Grandes canciones de John Jones para el mundo.

Situados siempre en la vanguardia del háztelo tú mismo en lo que se refiere a su posición respecto de la industria musical, Levellers son un grupo paradigma y modelo de la autogestión, un referente para multitud de formaciones que pretendan hallar un lugar en la escena profesional y que han podido comprobar que la independencia no está reñida con la capacidad de acción y que, tampoco, ésta mengua las posibilidades de éxito si el repertorio lo merece.

Levellers dispone de su propia compañía de discos, su propio estudio de grabación y centro de operaciones y, por si fuera poco, organizan un festival que este año celebra su novena edición y que cuenta con el optimista nombre de Beatiful Days.

A lo largo de su singladura, Levellers han podido cabalgar en olas de extrema popularidad junto con abismos de recelo y desatención aunque la coherencia desplegada por la banda ha logrado que puedan permanecer al margen de modas y tendencias continuando leales a un estilo, el suyo, absolutamente personal e intransferible. Su formación original se mantiene indemne por lo que aún despliega la pasión y el entusiasmo de sus inicios, un hacer que es motivo de orgullo y guía para jóvenes bandas que aman el folk, el punk y que hacen gala de un descontento inteligente y crítico.

Compartir