“Manual de Cortejo es un disco lento; hecho sin prisas, para escuchar sin prisas, para vivir sin prisa. En él hay todo un recorrido por los ritmos y las melodías asturianas aderezadas con algún ritmo y melodía de otroslugares de la península”.

“En Manual de Cortejo hay xiringüelu, hay muiñeira, hay habaneras, hay canciones de cesteiros; hay textos que hablan del pasado, del futuro, de lo importante y de lo prescindible; hay testimonios de mujeres, hay recogidas de campo. Hay una fuerte inspiración en la Tarabica, personaje de Cimavilla (Xixón), cuya historia, al ser contada, narra la historia de Cimavilla a lo largo de todo el S. XX y la universaliza. Casi se puede leer la historia de Europa Occidental a través de los testimonios de la Tarabica. Tomando su ejemplo, en este disco hago una radiografía sonora de lo que para mí es Asturias, Galicia o cada uno de los lugares cuya música tradicional me conmueve. Una música y una historia modeladas por la necesidad de gustar, de seducir: un Manual de Cortejo”.

RODRIGO CUEVAS

“Cuando hablaron por primera vez de la posibilidad de trabajar juntos en un disco, Rodrigo le habló a Raül de la tradición musical del norte, de las señoras tocando la pandereta para baile, del pandero cuadrado y de las asturianadas; de que aún se podía encontrar una manera de cantar y tocar que en breve se fundiría en las montañas con sus habitantes, que del folclore peninsular todo el mundo se llena la boca con el flamenco y parece que no hubiera nada más, pero que de nuestro territorio se puede hacer un degradado musical, un mapa donde la tradición oral ha pavimentado caminos de muchas direcciones.

Así pues, era imposible comenzar a grabar sin vivir en primera persona y como experiencia vital, la forma de cantar del norte de la península y Rodrigo y Raül se embarcaron en un viaje de más de diez días por los pueblos de Asturias hablando y grabando a algunas de las pocas señoras mayores que quedan conocedoras de la tradición musical de sus tierras.

Visitaron a Angelita Caneiro, de A Estierna, a María de Trábau, a Binita de Vidal y a Angelita’l Cabanón de Ayer, y con todas esas experiencias, con todos los cafés y las galletas en las cocinas de casas de piedra, con todas las canciones, los sones d’arriba y las asturianadas, Rodrigo y Raül cocinaron este “Manual de Cortejo”, un disco que no solo refleja una fuerte comunión musical entre los dos artistas, sino también, el engranaje real y necesario entre la tradición y la modernidad, entre la vida en la montaña y la lucha por encontrar los valores necesarios en un mundo cada vez más ególatra y despreocupado.

En “Manual de Cortejo”, los panderos cuadrados, asturianos y de Peñaparda que Rodrigo Cuevas conoce tan bien, se funden con el tratamiento musical de Raül Refree, con su visión del sonido y la rítmica, los cantos tradicionales, los recitados o las rondas se aúpan a lomos de texturas contemporáneas; y las panderetas resuenan por todo el disco en un espacio tridimensional y sincero: la electrónica de la madera, del ábaco a la computación.

El placer de escuchar la tradición que nos ha emocionado durante generaciones -por algo han sobrevivido al paso del tiempo estos cantes- rejuvenecida por una manos respetuosas, conocedoras de su pasado y conscientes de su tiempo; no hay paja en este disco, todo tiene un sentido, todo tiene un porqué, un valor y un peso. Porque este disco no surge simplemente de una opción musical, surge de una filosofia vital, de la necesidad de gritar al mundo que con tanta prisa nos estamos olvidando de lo más importante: de, al pasar por delante de la casa de Angelita en Ayer, darle los buenos días y sentarse a escuchar cómo vibra su garganta”.