Rodrigo Cuevas

Formación profesional artística:
“Con ocho años pedí a los Reyes Magos un Casio ctk 510 que nunca me trajeron pero, en cambio, sí que recibí otro con muchos menos sonidos para tocar música más seria.

Así empecé a tocar el piano.

Me formé en el conservatorio de Oviedo y en la ESMUC de Barcelona.
Paralelamente, me fui interesando por las músicas del mundo, el cabaret y el circo, y comencé a estudiar tuba.
Pero la verdadera revelación se produjo cuando fui a vivir a una pequeña aldea del interior de Galicia donde entré en contacto con la música tradicional más pura gracias a mis vecinas pandereteiras.

Ahí empezó todo”. Rodrigo Cuevas

Experiencia profesional
En 2012 publica su primer álbum en solitario: “Yo soy la maga”, un disco en el que la electrónica y la música tradicional se fusionaban en una catarsis discotequera.

Después creó La Dolorosa Compañía, un dúo de verbena psicodélica con el cual descubre su amor por la provocación, por el cabaret más descarado, y por repartir feromonas entre el público. Con La Dolorosa estuvo girando durante tres años hasta el estreno de su primer espectáculo en solitario, “Electrocuplé”, con el que giró dos años por el underground español.

A principios de 2016 comienza a trabajar con El Cohete Internacional. Ese mismo año publica el EP “Prince of Verdiciu” en el sello Aris Música. “Verdiciu” resultó punto de inflexión viral llamando la atención de los asturianos primero, y posteriormente de muchos programadores culturales en toda la península pasando, en apenas unos meses, de actuar en locales para diez personas a llenar con cinco mil la Plaza Mayor de Xixón.

La gira de “Electrocuplé” tuvo infinidad de actuaciones repartidas por toda la península; muy poco tiempo después de finalizarla creó su segundo espectáculo, “El Mundo Por Montera”.

Estrenado en el Teatro de la Laboral de Xixón con un éxito sensacional, “El Mundo por Montera” (Premio del Público en la Feria de Teatro de Huesca) le llevó a realizar más de 100 actuaciones en algunos de los mejores teatros y festivales, y suscitando, también, el interés de Andreu Buenafuente o de Jesús Calleja, lo que le permitió aparecer en sus programas de televisión así como en numerosos programas relevantes de radio y en otros medios de comunicación de alcance estatal.

En 2018 participa en el Teatro Campoamor, en el marco de la Temporada de Zarzuela de Oviedo, en la versión de la “Verbena de la Paloma” del dramaturgo Maxi Rodríguez; escribe la música para la obra teatral “Sidra en Vena” y presenta “El camino”, un programa para la Televisión del Principado de Asturias que durante quince etapas discurrió por los diferentes Caminos de Santiago que atraviesan Asturias.

Forma parte del musical “Horror, el show que nunca debió hacerse” con el que ha actuado en el Teatro Jovellanos, en el Centro Niemeyer, en el Teatro Filarmónica, Auditorio de León, etc.

Tras el éxito de su anterior gira por todo el país, el artista más inclasificable del momento nos presenta su nuevo espectáculo, “Trópico de Covadonga” (ver más información en la pestaña de la izquierda)

En el verano de 2019, con producción de Los Veranos de la Villa de Madrid y dirección de Fernando Carmena, Rodrigo protagonizó junto a los músicos Frank Merfort y Richard Veenstra “BARBIÁN”, una zarzuela cabaret que causó sensación, asombro y entradas agotadas. Este proyecto se reestrenará en el Teatro de la Zarzuela de Madrid el 30 de noviembre de 2020 para continuar su andadura, previsiblemente, por otros espacios, teatros y festivales españoles y extranjeros. (información ampliada en la pestaña de la izquierda)

El lanzamiento de “Manual de Cortejo” (ver más información en la pestaña de la izquierda), su segundo álbum de estudio, tuvo lugar el pasado mes de diciembre de 2019 (Aris Música, distribución Altafonte). La grabación se gestó en Barcelona bajo la dirección de Raül Refree, productor entre otros muchos artistas de Rosalía, Lee Ranaldo, Niño de Elche o La M.O.D.A. Nos encontramos ante un disco pleno en su coherencia que rezuma hallazgos contemporáneos, genuinas sonoridades de la tradición, destellos y samplers, metáforas electrónicas, composiciones propias, versiones, homenajes, himnos. Un álbum que ha sido catapulta discográfica del artista. “Manual de Cortejo” ha sido nominado a 8 candidaturas de los Premios MIN obteniendo dos de ellas, “Mejor disco de Músicas del Mundo y Fusión” y “Artista revelación”; en su primera semana entraba directamente al número 53 de las listas de los discos más vendidos en nuestro país, y ha logrado algo inusual, alcanzar el quórum entre la crítica más exigente y el público: ambos se han rendido ante este trabajo que está llamado a marcar una época.

Seleccionado por AECID para representar en el mundo Trópico de Covadonga pero motivado por las restricciones de la pandemia, Rodrigo ha grabado un concierto en vídeo para el Festival Armarios Abiertos en el que han participado casi una veintena de países latino americanos.

Rodrigo Cuevas ha protagonizado la campaña de promoción turística estival del Ayuntamiento de Xixón de 2020 por todo el territorio español, “Xixón en todas las ocasiones”, ideada por El Cohete Internacional.

Por último traemos a colación el maravilloso LLabor(e)s, nuevo espectáculo que acaba de estrenar junto a Raül Refree en la Fira Mediterránia de Manresa alzándose con sensacionales críticas. Se trata de una propuesta que hace un repaso por la música tradicional principalmente asturiana pero también gallega, leonesa, etcétera, lo mismo que por el repertorio vocal antiguo (tantas veces olvidado), que está ligado a los oficios y conservado primordial y primorosamente en el disco duro femenino, en el de les muyeres: auténticas guardianas del patrimonio poético, melódico, rítmico y de la oralidad tradicional. (Ver más información en la pestaña izquierda)

TRÓPICO DE COVADONGA

Tras el éxito de su anterior gira por todo el país, el artista más inclasificable del momento nos presenta su nuevo espectáculo, “Trópico de Covadonga”.

Agitación folclórica y electrónica, divismo de campo y humor, erotismo elegante, hedonismo, celebración de los derechos innegociables, hermosas coreografías contemporáneas, una puesta en escena que aúna elementos vintage junto con vídeo proyecciones y un vestuario que, una vez más, no deja a nadie indiferente se conjugan en una fórmula que a todo el mundo le gustaría clonar pero que nadie, excepto él, sabe cómo.

“Trópico de Covadonga” es el tercer espectáculo escénico en solitario de Rodrigo Cuevas después de “Electrocuplé” y de “El Mundo por Montera”. Con este último ha recorrido infinidad de escenarios por España lo mismo que fuera de ella (Lima, Londres, Roma, Frankfurt), con más de cien actuaciones repartidas por algunos de los mejores festivales (de teatro, de música, de poesía, etcétera), así como en los teatros y auditorios de las ciudades españolas más importantes, lo mismo que pequeñas villas.

Con este nuevo espectáculo se logra un salto cualitativo en buena medida gracias a la residencia habida en Laboral Ciudad de la Cultura de Gijón durante el mes de mayo (Centro de Recursos Escénicos de Asturias).

La premier de este nuevo proyecto tuvo lugar a finales de junio de 2019 en las Fiestas de León, y en el del festival ZIP, organizado por el Teatro Español en Madrid, cosechando un éxito sensacional de crítica y de público. Tras su estreno, “Trópico de Covadonga” ha obtenido clamorosos triunfos en cada una de sus actuaciones realizadas en el Festival Castillo de Aínsa, en Ciudad Rodrigo, en El Prat, en el Festival Poesía I + de BCN, en Sevilla, en la Fira de Tárrega, Merkatua, en Bilbao… La misma secuencia está repitiéndose este 2020 a pesar de todas las dificultades provocadas por la pandemia del Covid19, con un calendario de fechas que le ha llevado al LAVA de Valladolid, al Centro Niemeyer en Avilés, al Centro Cultural de La Villa de Madrid, al SINSAL, al Teatro Arniches de Alicante, al BAM barcelonés, al Teatro Colón de Coruña (Corufest), al Hirian de Bilbao, entre un sinfín de actuaciones desplegadas por toda la península.

“Trópico de Covadonga” nos descubre a un Rodrigo Cuevas menos cabaretero que centra su energía en cantar como los ruiseñores, en danzar como las estrellas de mar y en hilvanar un show que nos eclipsa tanto por su categoría musical como por su estética y por su impronta discursiva.

En el equipo técnico y artístico destaca la participación de Raül Refree en la producción musical, coescritura y arreglos de la mayoría de los temas; Constantino Menéndez (Made by Kös) en el diseño del vestuario; Dana Raz en las coreografías; Txus Plágaro en el diseño de iluminación y de vídeo; Jorge Irazábal en el sonido de directo; Studio Llunik en la gráfica; El Cohete Internacional en la producción, management y contratación, y. por último, el propio Rodrigo Cuevas que, además de producir, dirige y protagoniza el espectáculo.

“Trópico de Covadonga” pivota sobre los diferentes códigos y maneras ancestrales y actuales para el cortejo, para la ronda, para el amor. Se plantea como un cancionero popular contemporáneo en el que el vehículo para narrar las músicas y eternas historias que nos proporciona el folclore, son la electrónica, el humor, la performance y los códigos musicales contemporáneos.

“Trópico de Covadonga” es el paralelo que pasa por Covadonga, un trópico inventado que atraviesa Asturias pero que da la vuelta al mundo. Esa es la perspectiva que Cuevas elige para mirar desde un punto alejado de etnocentrismos, por eso en el espectáculo se vindican a un buen número de personas del mundo rural y también urbano: ese paisanaje que le hace mirar al pasado de una forma romántica e idealizada.

Porque la transmisión oral no solo supone compartir conocimientos y arte, también valores, los valores de una comunidad. Y los valores que Cuevas quiere expandir son los humanistas: libertad sexual, de credo, social; la intergeneracionalidad y la belleza.

“Trópico de Covadonga” es un concierto escénico único, responde a tantas certezas como incógnitas de seducción propone.

MANUAL DE CORTEJO

“Manual de Cortejo es un disco lento; hecho sin prisas, para escuchar sin prisas, para vivir sin prisa. En él hay todo un recorrido por los ritmos y las melodías asturianas aderezadas con algún ritmo y melodía de otros lugares de la península”.

“En Manual de Cortejo hay xiringüelu, hay muiñeira, hay habaneras, hay canciones de cesteiros; hay textos que hablan del pasado, del futuro, de lo importante y de lo prescindible; hay testimonios de mujeres, hay recogidas de campo. Hay una fuerte inspiración en la Tarabica, personaje de Cimavilla (Xixón), cuya historia, al ser contada, narra la historia de Cimavilla a lo largo de todo el S. XX y la universaliza. Casi se puede leer la historia de Europa Occidental a través de los testimonios de la Tarabica. Tomando su ejemplo, en este disco hago una radiografía sonora de lo que para mí es Asturias, Galicia o cada uno de los lugares cuya música tradicional me conmueve. Una música y una historia modeladas por la necesidad de gustar, de seducir: un Manual de Cortejo”.

RODRIGO CUEVAS

“Cuando hablaron por primera vez de la posibilidad de trabajar juntos en un disco, Rodrigo le habló a Raül de la tradición musical del norte, de las señoras tocando la pandereta para baile, del pandero cuadrado y de las asturianadas; de que aún se podía encontrar una manera de cantar y tocar que en breve se fundiría en las montañas con sus habitantes, que del folclore peninsular todo el mundo se llena la boca con el flamenco y parece que no hubiera nada más, pero que de nuestro territorio se puede hacer un degradado musical, un mapa donde la tradición oral ha pavimentado caminos de muchas direcciones.

Así pues, era imposible comenzar a grabar sin vivir en primera persona y como experiencia vital, la forma de cantar del norte de la península y Rodrigo y Raül se embarcaron en un viaje de más de diez días por los pueblos de Asturias hablando y grabando a algunas de las pocas señoras mayores que quedan conocedoras de la tradición musical de sus tierras.

Visitaron a Angelita Caneiro, de A Estierna, a María de Trábau, a Binita de Vidal y a Angelita’l Cabanón de Ayer, y con todas esas experiencias, con todos los cafés y las galletas en las cocinas de casas de piedra, con todas las canciones, los sones d’arriba y las asturianadas, Rodrigo y Raül cocinaron este “Manual de Cortejo”, un disco que no solo refleja una fuerte comunión musical entre los dos artistas, sino también, el engranaje real y necesario entre la tradición y la modernidad, entre la vida en la montaña y la lucha por encontrar los valores necesarios en un mundo cada vez más ególatra y despreocupado.

En “Manual de Cortejo”, los panderos cuadrados, asturianos y de Peñaparda que Rodrigo Cuevas conoce tan bien, se funden con el tratamiento musical de Raül Refree, con su visión del sonido y la rítmica, los cantos tradicionales, los recitados o las rondas se aúpan a lomos de texturas contemporáneas; y las panderetas resuenan por todo el disco en un espacio tridimensional y sincero: la electrónica de la madera, del ábaco a la computación.

El placer de escuchar la tradición que nos ha emocionado durante generaciones -por algo han sobrevivido al paso del tiempo estos cantes- rejuvenecida por una manos respetuosas, conocedoras de su pasado y conscientes de su tiempo; no hay paja en este disco, todo tiene un sentido, todo tiene un porqué, un valor y un peso. Porque este disco no surge simplemente de una opción musical, surge de una filosofia vital, de la necesidad de gritar al mundo que con tanta prisa nos estamos olvidando de lo más importante: de, al pasar por delante de la casa de Angelita en Ayer, darle los buenos días y sentarse a escuchar cómo vibra su garganta”.

BARBIÁN

La Zarzuela volviendo a ser pop. La Zarzuela volviendo a enamorar a descastados y a modernas, a los niños con sus abuelos y al paisanaje del barrio, a los entendidos y a los que hemos sido abducidos. La Zarzuela y el cuplé, acoplàndose en una càpsula de vibra contemporánea. La Zarzuela Cabaré que se estrenaba anoche en Madrid – la que ha ideado @fernandocarmena para los Veranos de la Maravilla, la que protagoniza un rodrigocuevasg que ayer ya sí, de manera rotunda, hechizò a Madriz: Barbiàn.

Porque anoche, el epicentro de la capital se desplazó al hermoso auditorio al aire libre del Parque Forestal de Entrevías, Puente de Vallecas, en una apuesta de Veranos de la Villa que tiene tanto descaro como amor, tanta dulzura por la distribución de la riqueza como acierto, porque el enclave es gozoso y sus gentes también se merecen la excelencia de la cultura más audaz. El repertorio es un ramillete de tal categoría que ríete tú de los jits de hogaño.
Este Barbiàn es un concierto de tal nivel que ha revelado nuestra dosis de paletismo y de ignorancia logrando la conversión instantánea.

Quién a competir con Chapí, con Sorozàbal, con Baroja, con Chueca, con Guerrero, con Moncayo…

El trabajo de acompasamiento musical al s. XXI así como la nueva arquitectura sònica que libérrimamente han erigido Frank Menfort y Richard Veenstra es sencillamente magistral.
A todo ello hemos de añadir el vestuario de Made by Kos, una fantasía basada en la reinterpretaciòn y el ensamblamiento de varios trajes regionales del país en una destilación perfecta: Tradsformer.

Por último, maravillosa toda la producción técnica. Un 12 para todo el equipo de los Veranos de la Maravilla. Qué sonidazo, por favor.

Barbianes del mundo, lleguen ustedes con tiempo, que ayer hubieron más de mil almas.