Rodrigo Cuevas

“El Mundo por Montera” es mi segundo espectáculo en solitario. Una llamada de atención sarcástica en formato de zarzuela BUFA. Hecho desde Asturias y para el mundo. Un nuevo show en el que muestro mi universo: un mundo tradicional, rural, excéntrico pero, también, urbano, crítico y tecnológico.

Mi búsqueda es la verdadera esencia; un trabajo personal llevado al escenario; una exposición sincera para discernir lo verdaderamente importante de lo banal y prescindible.
Un espectáculo donde hay más folklore, más música popular y más carcajada, todo ello enhebrado con calidad musical y vocal. Rodrigo Cuevas.

Cabe decir que no hay antídoto ni neutralidad ante el mayor tsunami que atraviesa la música asturiana en mucho tiempo.

Rodrigo Cuevas, Oviedo 1985, es un artista total.
Total porque su estrella brilla populista y por entre los arrabales de la contracultura, total porque su autenticidad desenmascara a cualquier tipo de impostura.

¿Que cómo se puede conquistar a la vecina del quinto mientras que se enamora al hipster, se eclipsa al parado de larga duración y se angeliza a la draq queen? ¿Qué cómo es posible conectar con el último madreñero y con la moza que iba para punk? Pues porque estas cosas no atienden a razón, porque estas son las cosas del querer.

Rodrigo Cuevas es cantante, compositor, acordeonista y percusionista. Difícil hallar equivalente cuando sus intereses artísticos apuntan a ramo de flores de colores.
Decíamos que es un artista total que cuenta con formación musical académica: grado medio de piano y estudios de tuba en el Conservatorio de Oviedo además de tres años de Sonología en Barcelona.

Rodrigo Cuevas nos propone una revisión folk bien humorada y cableada a la raigambre con un discurso incasto, lúcido y sexy que nos hace romper las lindes de la corrección.
Rodrigo Cuevas nos hace reír con su desparpajo de insolente candidez porque, de tan real, pareciese alucinado.

Decimos que lo suyo, que su música, es synth folk, es tonada glam y es cabaret underprao. Y decimos bien porque hay mucho de sincretismo musical en su abanico de sabores, de afluentes, de resonancias y de querencias.

Es muy cierto que el folk asturiano, y en general la música asturiana, necesitaba de un revulsivo como este. Y es que hacía siglos que no se hablaba tanto de tonada ni de madreñas, de si sí, o de si también.

Pero lo verdaderamente innegable es que se cuentan por cientos de miles de reproducciones algunas de sus apariciones televisivas -en Cantadera y en Pieces de TPA, en Hable con Ellas de T5, en Luar de TVGA, en Noticias 4 o en el Late Motiv de Buenafuente- así como de sus vídeos, y, entre ellos, el más reproducido, el auténtico fenómeno viral que ha sido Verdiciu.

Yo soy la maga es el título de su primer álbum, un trabajo editado en el año 2012 que ya apuntaba algunas de las intenciones sonoras y estéticas que hasta hoy ha seguido explorando el artista: revisitación, puesta al día, traslación a lo contemporáneo de un patrimonio cultural y musical extremadamente rico, el de la música folk, el de la tradición.
Su más reciente lanzamiento discográfico acaba de ver la luz en formato cd single y también en vinilo, se trata de un Ep con dos canciones que versionan a dos clásicos de Tino Casal como son “Embrujada” y “Pánico en el edén”. La primera, en clave electrónica y con ventolera 70´s, te pone en órbita dance desde el primer compás, y el segundo, que Rodrigo lleva a un 3×4 racial y folclórico con la participación de la diva asturiana Mari Luz Cristóbal, el coro Femme Fetén y de nuevo, los vientos magistrales de Tino Cuesta y Miguel Herrero.

De 2016 es un EP de cuatro temas titulado Prince of Verdiciu, editado por Aris Música y grabado por Sergio Rodríguez en Tutu Estudios que incluye cuatro manzanazos como cuatro soles: Verdiciu, Xilguerín Parleru, El Toro Barroso y ¡Viva Grecia!. Entre las colaboraciones musicales destacamos a Celerina Sound System y a Rubén Bada, músicos que, también, le acompañan en muchas de sus actuaciones en vivo.

Rodrigo Cuevas lleva años con su proyecto aunque la pandemia no se haya hecho viral hasta hace unos cuantos meses. Una aventura que se iniciaba en 2014 con el estreno de Electrocuplé, espectáculo desternillante que fusiona cabaret, copla, burlesque y, sobre todo, canción tradicional asturiana travestida con música de baile. Un show que durante algo más de dos años y tras cientos de actuaciones, ha sido la consolidación de Rodrigo Cuevas desde las oquedades del underground hasta el mainstream más populista.

La gira de verano de 2016 fue absolutamente increíble con decenas de conciertos memorables como el que aconteció en una Plaza Mayor de Gijón a reventar con más de 4500 personas colapsando las calles aledañas. Sin duda uno de los espectáculos del año en Asturias. Ha habido infinidad de actuaciones en fiestas populares y en salas alternativas, en escenarios principales, en platós de televisión, en pequeñas aldeas de toda Asturias y en ciudades como Vigo, Salamanca, León, Santander, Madrid, Barcelona, Bilbao, Palma de Mallorca, etc.

Rodrigo Cuevas está orgulloso de haber sido el embajador de la Sidra de Asturias con Denominación de Origen Protegida en 2016, cuya campaña incluyó spot de TV, mupies, anuncios en prensa, vallas de carretera, etc, y que ha logrado incrementar las ventas del producto nada menos que en un 10%.

Ha participado, asimismo, como maestro de ceremonias en galas de teatro (Premios Oh!), lo mismo que en foros sobre la Unión Europea, etcétera.

Otro momento cumbre del año 2016 tuvo lugar el 19 de setiembre cuando Rodrigo Cuevas protagonizó el Día de América en Oviedo con la carroza que cerraba el desfile en el espectáculo de calle más multitudinario de cuantos se celebran en Asturias, con más de 250 mil personas entre el público.

Campo y tablas, el documental sobre Rodrigo Cuevas que dirigen Manu García Postigo y Ojos de Hojalata se estrenaba, con una presentación y actuación del artista que le llevó a las portadas de los diarios asturianos, el 11 de marzo de 2017 en el Teatro Campoamor en el marco del Festival SACO. Se trata de un biopic basado en la vida y la obra del artista en un momento profesional de auténtica catarsis puesto que refleja el triple salto mortal desde el underground hasta la popularidad.

Si ustedes juntan a Rodrigo Cuevas, al DJ Kresy y al inclasificable creador Ricardo Villoria, se garantiza la colisión artística que se sustancia en el último videoclip del artista que se titula El Toro Barroso Kresy remix. El resultado es una pieza de autor de alto voltaje y mayor octanaje. Un vídeo de erótica folk auténticamente exuberante y no exento de bizarría asturiana para deleite de toda la flora y de toda la fauna que estrenaba en primicia la web de la revista Primera Línea.

Fue el pasado 4 de marzo de 2017 cuando se estrenaba EL MUNDO POR MONTERA en un Teatro de La Laboral de Gijón lleno hasta la bandera. El nuevo show del artista mantiene las constantes fundamentales que conforman su personal propuesta – esa que abarca el humor, el etnoglamur, el erotismo, la diversidad musical más heterodoxa, la puesta en escena intransferible-, junto con un repertorio totalmente renovado, un vestuario de nueva creación y un salto de titán en cuanto a la factura profesional. Tras Gijón, el espectáculo ha viajado a Santander, León, Bilbao, San Sebastián, Santiago de Compostela, Avilés, Barcelona, Valencia, Lima, Madrid, cosechando varios llenos, y un clamoroso éxito de prensa y de crítica, etc. Las próximas estaciones serán de nuevo en Gijón, Fira de Tárrega, Feria de Teatro de Huesca, Colindres, Barcelona, Oviedo, etc.

Y claro que seguirá solazando a miles de personas de toda edad, sexo y condición en sus próximos recitales oficiando para toda la flora y para toda la fauna, para la gente de bien y para el lumpen proletariado.

Ha nacido una estrella, ya saben: figura inclonable, rigurosa, honesta y popular.
Que no se extinga su luz.

Fdo: Carlos Barral Álvarez

Vídeo

Reseñas y críticas

“Pasó el huracán Rodrigo Cuevas por la Laboral, cantó, no se desnudó y venció. No hay palabras para describirlo. Es tan apabullante y divertido que cuesta asimilar de una sentada todo lo que sucede en sus espectáculos. Rodrigo es el creador postmoderno del momento”.

Igor Paskual. El Comercio

“Ayer Rodrigo Cuevas estuvo actuando en el Teatro Rialto de la Gran Vía madrileña llenando el escenario con un carisma muy personal. Proclamando que silbásemos porque silbar, dice, es subversivo, y nos hace felices. Con un toque de excentricidad que mezcla el tecno y la música folclórica interpretada en bable y en castellano al que, en directo, le da un aura de viejo cabaret comprometido con el S.XXI. Pululando entre el público de forma siempre provocadora y compartiendo con todos nosotros su talento y su capacidad para mostrar una propuesta ciertamente singular en una obra artística que habla de lo rural con un desparpajo increíble y que tiene un punto de una cruel ironía muy inteligente sobre un contexto que se antoja pasado pero que es, ciertamente, muy presente y que él combina como fuente de inspiración. En su repertorio hizo muestra del perreo y de las jotas, del reggaetón y de los ambientes pretéritos y presentes de la cultura de Asturias que le sirvieron como fuente de inspiración durante casi dos horas”.

Tomás Fernando Flores. S.XXI

“Quienes no conozcan todavía a Rodrigo Cuevas, la encarnación más reciente de las esencias asturianas en un híbrido musical y escénico de tradición y posmodernidad bailable a la altura del siglo XXI, tienen oportunidad de descubrirlo en la Terraza del  Botánico, el día 6 de agosto a las 22,30 y el 21 de septiembre a las 21,00 en una de las noches fuertes de San Mateo”.

Juan Carlos Gea. La Voz de Asturias.

“Rodrigo Cuevas es difícil de explicar: hace música tradicional con bases electrónicas y mezcla el atuendo rural con aires de ‘pin up’ y de cabaretera”.

Sergio C. Fanjul. El País

“Es difícil percibir el itinerario personal de Rodrigo Cuevas. Sus instantáneas musicales siempre están en terrenos fronterizos y parece difícil saber si viene o va. Si pasó del cabaret al folk atlántico, de la música étnica al bollywood y luego al dans, o del los 80 a la copla española de pasodoble y olé. Y es que Rodrigo desafía los caminos intuitivamente lógicos. Verlo cantar tonada asturiana con movimientos de danza del vientre, cuerpo de leñador y mirada de diva de Hollywood es una experiencia de transciende y transgrede.

Otro terreno pantanoso en el que baila es el del humor, la ironía y el bochorno. Rodrigo deja levemente que se rían de el, para desde la humildad, reírse de todos, para mejor dicho, reírse de todo. La sencillez y la falta de prejuicios le hacen estar libre de toda atadura y como buen conocedor del oficio del cabaret, estar al disfrute y la entrega de su público.

Y es en el directo, en el contacto directo, el que hacen a Rodrigo Cuevas una bestia de la seducción. Madreñas, acordeón, desparpajo y mucho arte a la antigua usanza”

José Dadá

“Si no tienes sentido del humor fallaste como ser humano, esa bien podría ser la premisa con la que Rodrigo salpica todo lo que hace, demostrando en cada actuación que la tradición no está en absoluto reñida con la vanguardia ni con lo divertido. Pasen y vean, el espectáculo está servido”

Carolina Pérez

““Yo soy la maga” es el primer trabajo en solitario de Rodrigo Cuevas (cantante asturiano afincado en Pontevedra) , en el que la música electró- nica, disco y oriental se funden con la música tradicional de la península ibérica. Un potente directo que une canciones antiquísimas como la danza “Válgame nuestra señora”, hasta los ritmos más atrevidos llevados a la “Vaqueira”. Rodrigo Cuevas sorprende con un trabajo totalmente actual y trasgresor…”

Distrito musical

“Espectáculo picante para mentes de mas de 18 años. Copla sexy, agitador folclórico, cuerpo de leñador. Una vuelta de tuerca a la copla, el cuplé y la revista de toda la vida, Rodrigo es un Vedette, artista de Vodevil único e irrepetible que nos trae un show, ácido, mordaz, sarcástico, donde se confunde la realidad con la ficción en una puesta escena y una interpretación de lo más personal. Algunos ya la han calificado como, la mejor creación hasta el momento, salida de mi cavidad craneal”

Qué hacer en Vigo

Compartir