El trío de virtuosos del Jazz formado por el pianista panameño Danilo Pérez, el contrabajista John Patitucci y el baterista Brian Blade, piezas capitales del legendario cuarteto de Wayne Shorter, y líderes de sus propios proyectos, están considerados unos gigantes del Jazz contemporáneo y su primer disco juntos, Children Of The Light, no hace más que confirmarlo con énfasis. Un trío lleno de sutilezas y dotado de un sexto sentido para la improvisación y al que sólo el tiempo situará entre los más prodigiosos de la historia del jazz.

Danilo Pérez, John Patitucci y Brian Blade han sido las tres cuartas partes del extraordinario Cuarteto Wayne Shorter durante más de una década. Desde entonces, también han continuado sus carreras individuales como líderes de sus propios proyectos y grupos. Ahora, en Children of the Light, dan un paso adelante como trío por primera vez con una imaginación y valentía en su enfoque que desafía los roles y las formas de un trío en formas obvias y sutiles. “Cuando le di a Wayne una copia de la grabación, le dije: ‘esto es para usted, doctor. Este es nuestro regalo. Este es nuestro espectáculo de amor, cuidado y gratitud por todas las lecciones'”, dice Pérez. “Las composiciones de esta grabación representan la idea de ‘ir más allá de la música’. Eso es lo que nos ha enseñado: no pensar en la música solo en términos musicales sino como una herramienta para el mejoramiento de la sociedad. Se trata de crear música que una a las personas”.

Atrevida y luminosa, a menudo una mezcla improbable de giros puntiagudos y cuestionadores y alegría infantil, la música se desarrolla con una imprevisibilidad traviesa. Las 11 pistas incluyen composiciones originales de los tres miembros del trío y una nueva versión de “Dolores”, un viejo clásico de Shorter. Pérez, que por lo general toca el piano acústico, toca un piano eléctrico Yamaha CP4 Stage en su pieza “Lumen”, de raíces africanas del oeste. Patitucci, que toca aquí el bajo eléctrico acústico de cinco y seis cuerdas, aporta tres piezas, incluida “Ballad for a Noble Man”, que presenta al violonchelista Sachi Patitucci. El baterista y percusionista Blade aporta el soul “Dentro de todo”, quizás el más cercano a una canción estándar en el programa. Es un acto de equilibrio notable, pero incluso cuando ponen sus considerables talentos al servicio del trío, cada uno de los miembros mantiene su personalidad distintiva.
“ Superlative high level of collective improvisation”
The New York Times

Teatro La Laboral, viernes 20 de Abril, 20:30h
Entradas: ‘Children Of The Light’

De la misma manera que hay caza mayor y caza menor, también hay tríos de jazz mayores y menores. El formado por el pianista panameño Danilo Pérez, el contrabajista John Patitucci y el baterista Brian Blade, piezas capitales del legendario cuarteto de Wayne Shorter, es uno de los mayores y su primer disco ‘Children of the light’ así lo pone de manifiesto.

El jazz que presente esta trío es de ese serio, recio, introspectivo, profundo, un jazz que no está al alcance de todos los aficionados, pero que si te atrapa asistes a una música que no quiere ser superficial ni gustar a la primera audición. Este es jazz, música, que el oyente tiene que trabajársela.

‘Children of the light’, es todo un homenaje, una agradecimiento a la música y a la persona de Wayne Shorter. Cuenta Pérez que cuando le dio una copia a Shorter le dijo: ‘Esto es para ti, Doctor. Esto es nuestro regalo. Esta es nuestra mirada de amor, cariño y gratitud por todas las lecciones’. Tal vez sea por ello que toda la música aquí interpretada tiene en mente una idea: ir más de la música.
Las once canciones del cedé son todo piezas originales de los miembros de la banda (siete de Pérez, tres de Patitucci y una de Blade), aunque no necesariamente pensados para este trabajo, ya que, por ejemplo, se incluye ‘Dolores’ una de las piezas más emblemáticas de Shorter.

Dos son los temas recurrentes en las composiciones de este disco; los niños (‘Milky Way’, ‘Sunburn and Mosquito’ (dedicated to Carolina)’ y, sobre todo, la luz (‘Moonlight on Congo Square,’ ‘Lumen,’ ‘Looking for Light’ y ‘Light Echo/Dolores’), que provocan texturas y colores muy distintos en cada pieza.
En ‘Children of the light’ hay jazz que quiere ir más allá del propio jazz.
DISTRITO JAZZ Jon Liar